PILATES Y POSTPARTO

Actualmente el método pilates ha alcanzado un merecido prestigio en el seno del gremio de profesionales que cuidan de la salud de la mujer embarazada, sobre todo entre los ginecólogos, como una magnífica técnica a tener muy en cuenta a la hora de mantener a estas mujeres con una actividad física adecuada que le permita llevar el tiempo de embarazo en un óptimo estado de forma.

Pero, ¿qué pasa cuando termina este periodo? ¿Se reduce la importancia del método pilates? La respuesta a esta pregunta es un rotundo NO, el método Pilates es una gran herramienta para recuperar la normalidad tanto a nivel físico como orgánico y también como no, a nivel psicológico. El pilates es posiblemente el deporte que mayor beneficio da a la mujer tras el parto, pero antes que nada se recomienda un mínimo de tres o cuatro semanas antes de empezar a practicarlo, los efectos sobre la mujer son enormes, desde un aumento del tono muscular general a la corrección de la postura, se consigue además un trabajo importantísimo en la musculatura del suelo pélvico y también una recuperación más rápida y eficaz de la figura anterior al embarazo.

Se tendrá en cuenta sobre todo el trabajo de tonificación de la musculatura abdominal, ejercicios que nos ayuden a recuperar una correcta circulación sanguínea, así como la realización de ejercicios de estiramiento y flexibilización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *